Comprar dulces en Lisboa

Muchos son los buenos recuerdos que me vienen a la cabeza del viaje a Portugal. Sus gentes amables y encantadoras, la mezcla de tradición y modernidad, pero el primer recuerdo que ha llegado a mi paladar es el dulce sabor de los Pastéis de Belem. Más adelante hablaremos de la Ruta por este espléndido país pero hoy dedicaremos este post a uno de los dulces más ricos del país.No he podido olvidar ese increíble pastel que te hace convertirte en un adicto a su sabor. Es una tartaleta de hojaldre y crema con orígenes en el barrio de Belem. Anteriormente Belem era una población que no pertenecía a Lisboa pero con el tiempo se unió a esta encantadora ciudad. Los Pasteles de Belem con su receta secreta y marca registrada por “La casa dos pastéis de Belem”  remontan su creación al año 1834 donde originalmente eran preparados por las monjas del Monasterio de los Jerónimos el cual cerró en 1837. A raíz de esto el panadero quedó sin trabajo y decidió vender la receta al Sr. Domingos Rafael Alves, un empresario visionario que vio gran potencial en los pasteles y creó uno de los negocios más prósperos y de tradición de la ciudad lisboeta. Hablamos de la casa de los Pastéis de Belem, fundada en 1837 y la cual nunca ha desvelado su receta secreta y recibe diariamente turistas y ciudadanos que se deleitan con su delicioso sabor.  La crema secreta es elaborada en la Oficina do Segredo donde solo acceden los cocineros y de donde sale tal explosión de sabor.

Si visitas Lisboa se convierte en una parada muy recomendada en la zona de Belem, donde después de visitar el famoso Monasterio de los Jerónimos y  la Torre de Belem da gusto poder tomarse un café y un pastelito en cualquiera de los salones de La casa dos pastéis de Belem.¡Entrad! No os quedéis en la puerta haciendo cola, merece la pena ver la pastelería/cafetería por dentro. Aunque también puedes llevártelos si no tienes tiempo de parar. Tómatelos recién hechos, aunque son buenos fríos o calientes.

Para nosotros estos pasteles marcaron la ruta por Portugal. Los comíamos por todos los sitios. Aunque cabe aclarar que los que encuentras a lo largo de todo el país son los llamados pastéis de nata muy parecidos en aspecto  pero no son los mismos que los de la Fabrica de los Pastéis de Belem, aunque de elaboración muy parecida. ¡Evidentemente igual de espectaculares!El post refleja una pequeña pincelada dulce de la repostería de Portugal, concretamente de Lisboa, pero seguiremos contando nuestros dulces momentos de nuestro viaje por el país vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *