Las Haciendas de Yucatán

Si se piensa en Hacer turismo, una de las primeras opciones ha de ser México, por ser el país más diverso de toda América Latina, además de ser todo un paraíso que ofrece múltiples lugares.

Entre ellos la Península de Yucatán y sus atractivos arqueológicos, que no en vano ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Allí se tiene la oportunidad de hospedarse en haciendas antiquísimas, muchas del siglo XVII,  que han sido convertidas en bellos hoteles gracias a un dedicado y delicado trabajo de restauración.

Yucatán ofrece a los turistas zonas arqueológicas como Chichén Itzá, que además se encuentra entre Cancún y la Riviera Maya, por lo que esta es una de las zonas más visitadas porque se matan dos pájaros de un tiro (O tres, a decir verdad).

También están las zonas arqueológicas de  Uxmal, Izamal, Tulum y Palenque.

Una de estas Haciendas tan representativas, es la Hacienda de Uayamón, lujosísima, de los años 1700, en la zona Campeche. Igualmente la Hacienda de San José cerca de la zona arqueológica de Chichén Itzá, con sus maravillosas flores perfectamente cuidadas; la íntima Hacienda Santa Rosa, del siglo XVIII, a 84 Km de Mérida, relacionada con la etapa de transición de Yucatán, cuando tocó ceder el lugar para el cultivo de sábila. Y la Hacienda de Temozón Sur, de un período anterior a la Santa Rosa, a 45 Km de la ciudad de Mérida, con sus paredes color coral en el corazón de la península, donde se respira el aire de riqueza que vivió Yucatán en ese tiempo.

Todos estos hoteles tienen una rica historia y son dignos de visitar a manera de “Exquisita aventura hacia el pasado de México”. Lo mejor es que se las puede recorrer desde el ferrocarril llamado “Expreso Maya” para ponerle el broche de oro al viaje, el cual tiene paradas en Villahermosa, Edzná, Campeche, Palenque, Mérida, Uxmal y Chichén Itzá.

Deja un comentario

Earn Devcoins writing