Mercados de Navidad en Colonia

Cada dos años, algunos colegas y amigos nos reunimos a principios de diciembre en Colonia para celebrar una navidad anticipada en sus mercadillos.
Nos abrigamos bien -gorros, guantes y bufandas- y empezamos nuestro recorrido en el Mercado de navidad de la Catedral. Adornado con un enorme  pino natural, una “carpa” de estrellas y la impresionante catedral al fondo, este mercado está considerado el más bonito de Alemania. Cuenta con más de 160 cabañas de madera con comida tradicional y artículos navideños y de todo tipo. Para mí, ya se ha convertido en tradición caer en la tentación de comprarme un maravilloso bolso en una caseta montada por un tienda berlinesa.

Mercado de navidad de la Catedral

De ahí al Mercado de los ángeles, en la plaza Neumarkt. Este mercado se caracteriza por casetas elegantes y una decoración de estrellas en los árboles, con productos de alta calidad. Está situado al lado de la principal zona comercial y aprovechamos a visitar la cercana tienda original de la famosa colonia 4711.

Mercado de navidad de Neumarkt

Seguimos en el Mercado de cuentos de hadas, en Rudolfplatz,situado alrededor de una de las puertas medievales de la ciudad. Más pequeño y recogido, tiene grandes figuras de los cuentos infantiles, que hacen que te sientas como en un cuento de los hermanos Grimm.
Ahí hacemos una pequeña parada para tomarnos unas salchichas y patatas gratinadas, y de postre, un Glühwein, un típico vino caliente con especias, servido en tazas cuyo diseño cambia todos los años y que varía en cada mercado. Se suelen coleccionar, y al pedir el vino te cobran la taza para que te la lleves si quieres; también puedes entregarla en la caseta cuando terminas y te devuelven el dinero. Yo prefiero comprar directamente la taza y ahorrarme el vino con especias.

Ya repuestos, nos dirigimos al cercano Mercado de navidad gay, en Schaafenstrasse, lleno de color y espumillón. Productos de calidad, delicatessen y numerosas actividades. Se celebró por primera vez en 2012. Nosotros lo encontramos por casualidad y nos encantó.

Nos dirigimos después al Alter Markt, el Hogar de los gnomos. Un mercado rústico, más alternativo, con productos naturales y artesanales. Aprovechamos a ver el Rathaus, el ayuntamiento, un conjunto de edificios de los siglos XIV, XV y XVI que merece la pena ver, aunque solo sea por fuera.

Mercado de navidad Alter Mark

Contentos, nos dirigimos al Mercado del puerto de Colonia, con un bonito emplazamiento al lado del río, y aprovechamos a visitar el Museo del chocolate, con una enorme tienda con todo tipo de chocolates y bombones, que hace las delicias de los golosos. ¡Ah!, y con una sección especial de ricos chocolates para diabéticos.
Terminamos el recorrido en el Mercado Stadtgarten, en un extremo del parque más antiguo de Colonia y que tiene un ambiente más relajado, como de pequeño pueblo.
La noche se acerca y nos hemos ganado una buena cena a base de codillo en la cervecería Malzmühle. Pero eso ya es otra historiaInformación práctica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *