Turismo en Lublín, Polonia

El viaje a esta ciudad polaca situada al sudeste del pais comenzó el miercoles 7 de diciembre.  Nada mas llegar, un ambiente más frío y húmedo que en Varsovia nos recibió, siendo el preámbulo de lo que nos esperaría en los dos próximos días.

El autobús nos dejó en la estación, y ante el poco conocimiento del lugar le preguntamos a una joven que había allí sentada, como llegar hasta el Stare Miasto. No hablaba muy bien ingles, por lo que al no poder indicarnos, decidió acompañarnos hasta la misma parada del bus urbano. Un signo de amabilidad digno de mencionar.
Al llegar al centro, lo primero que hicimos fue acudir a la oficina de turismo, situada en la calle Jezvicka. Menos mal que lo hicimos, porque llegamos con el tiempo justo y a las cinco de la tarde cerraban.
Con un mapa en nuestro poder, nos dirigimos al Hostel Krolewska, situado en la calle del mismo nombre. Lugar que os recomendamos por su limpieza y ubicacion espectacular, ya que esta en el mismo centro y todo coge cerca.
Dejadas las maletas en el Hostel, fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Habiamos visto en Internet, que la mayoría de los museos cerraban a las 16:00 por lo que a aquellas horas había poco que ver. Sin embargo, disfrutamos de unas imágenes nocturnas de la ciudad y de dos buenas cervecitas mientras hacíamos tiempo para la cena.

Con hambre, dimos una vuelta por la plaza central, donde pudimos comprobar la diversidad de locales típicos existentes. Y no tan típicos, pues ubicado en la misma plaza central de Lublin nos encontramos con el lugar donde cenaríamos aquella noche: Restaurante español Carmen. ¿Vais a Polonia a comer en un restaurante español? ¡Llevábamos días sin comer jamón y la tierra tira!
Disfrutamos de un buen ambiente, simpatía y de una cena muy rica y aun sin menospreciar los otros platos, el plato estrella fue sin duda:

Con el estomago lleno nos fuimos al Hostel pues al dia siguiente queriamos visitar el campo de concentración, el castillo, museos

Asi que a la mañana siguiente y tras el desayuno, nos dirigimos al Campo de Concentración Majdanek, al cual llegamos tras 20 minutos en urbano. Si queréis conocer y profundizar en la historia de este lugar, os recomendamos que visitéis la siguiente pagina web: Campo de Concentracion Majdanek.
La lluvia y el viento iban a acompañar esta visita, o mas bien dicho a fastidiarla, pues tras un rato caminando por aquel lugar decidimos cambiar nuestros planes.

Nos dirigimos al Castillo de Lublin, donde se encuentra ubicado el museo y una de las maravillas de la ciudad: la capilla de la Santísima Trinidad.

A lo largo del castillo visitamos numerosas salas con exposiciones muy variadas desde una con temática de brujería, hasta pasando por armamento de diversas epocas, cuadros, tallas de madera y belénes.

Pero como digo, lo mejor de la visita al castillo fue sin duda la capilla de la Santísima Trinidad. Capilla de estilo gótico adornada con frescos bizantinos realizados en el siglo XV, y que para su conservación, una maquina que controla la temperatura y la humedad, esta encendida dia y noche.

Finalizada la visita, almorzamos en el restaurante Magia ubicado en las proximidades de la plaza central, donde como habéis podido apreciar en el video disfrutamos de una cervecita caliente, asi como de buen ambiente y buena comida.

La siguiente visita del día fue la Catedral de Lublin. Muy bonita artísticamente, pues no hay un rincón en sus paredes que no haya sido decorado con frescos y motivos dorados. La cuestión es que no pudimos visitarla entera porque de las dos veces que fuimos, una, había misa, y no era plan de ponernos a hacer turismo, y la segunda, había un acto institucional, que contaba con la presencia de un Obispo, aunque no llegamos a saber de que se trataba.

La nieve apareció con mas fuerza en la mañana del viernes por lo que al haber salido ya del Hostel, los bares fueron nuestro lugar de recogimiento. Y allí esperamos hasta las cinco de la tarde, donde volvimos a montarnos en el bus de regreso a Varsovia.

La conclusión final del viaje es que Lublin es una ciudad pequeña que puede ser vista en un día. También hay que contar que el tiempo no nos acompaño y que seguramente en verano esta ciudad tenga mas que ofrecer, ya que leimos que hay varios festivales.

Pero si tu interés es visitar varias ciudades a tu paso por Polonia, como decimos, 24h dan para visitar lo principal de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *