Viajes a Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es una nación isleña de Oceanía que se encuentra rodeada por el océano Pacífico, el Mar de Tasmania y el océano Antártico. El país, que se conoce como New Zealand en inglés o Aotearoa en maorí, está formado por dos grandes islas: la Isla Norte (la más poblada y donde se concentran las actividades comerciales) y la Isla Sur (famosa por sus paisajes naturales). La Isla Chatam y la Isla Stewart son otras pequeñas islas que también forman parte del territorio, mientras que las Islas Cook y Niue son naciones autónomas pero en libre asociación con Nueva Zelanda.

Este país, cuya capital es Wellington y su ciudad más poblada es Auckland, se encarga de la administración de Tokelau y lleva adelante un reclamo territorial por la Dependencia Ross en la Antártida.

El turismo es una importante fuente de ingresos para Nueva Zelanda. Las grandes ciudades como Auckland son urbes cosmopolitas con una amplia infraestructura al servicio del viajero. Otras zonas más agrestes, en cambio, seducen con sus paisajes. La nación alcanzó una gran trascendencia después de la saga de El Señor de los Anillos, que rodó una gran cantidad de escenas en territorio neozelandés. La cultura maorí y el seleccionado de rugby (conocido como All Blacks) son otras de sus marcas registradas.

Aunque con algunas diferencias determinadas por la latitud y la altitud, puede decirse que, en territorio neozelandés, predominan el clima templado fresco y el templado cálido. Al suroeste de la región, por ejemplo, es posible encontrar un área fría de importantes glaciares, mientras que la porción norte alberga flora subtropical. Debido a la existencia de cordilleras, el sector occidental del país se diferencia del lado oriental por ser más húmedo y elevado.

A la hora de planear un viaje, es importante tener en cuenta que, pese a no tener grandes contrastes de temperatura, en Nueva Zelanda el tiempo puede variar de forma repentina. Para encontrar allí las condiciones más cálidas, conviene viajar entre enero y febrero, mientras que, para disfrutar del clima más frío, es aconsejable llegar en julio.

PRINCIPALES CIUDADES

AucklandPese a no ser la capital nacional, Auckland (bautizada en idioma maorí como Ta-maki Makau Rau) es la ciudad más poblada y destacada en materia económica.

El territorio correspondiente a esta metrópoli que reposa sobre un istmo y bordea varias bahías y puertos está delimitado por el golfo de Hauraki, el océano Pacífico, la cordillera Hunua, el puerto de Manukau y la cordillera Waitakere. Además del mencionado puerto, existe el de Waitemata (el cual permite el acceso principal a la ciudad por vía marítima) y otros comerciales como el puerto de Auckland (en pleno centro) y el puerto de Onehunga (ubicado en el sector sur).

En esta ciudad de condiciones meteorológicas templadas donde los veranos suelen ser cálidos y húmedos y los inviernos, suaves, los pobladores y turistas pueden utilizar, a la hora de desplazarse, los servicios del Aeropuerto Internacional de Auckland, el sistema de autobuses, la vía ferroviaria (compuesta por un tren de largo recorrido y un metro interurbano) o los ferries, además de tener la posibilidad de trasladarse de forma particular por las numerosas carreteras.

Por albergar diversas culturas, esta tierra de gran riqueza y fertilidad que comenzó a ser poblada en 1350, posee un encanto particular que, en la actualidad, puede ser apreciado a través de los distintos eventos anuales que se celebran en la región (tales como el concierto conocido como Opera in the Park o la celebración típica de los polinesios denominada Pasifika Festival), además de confirmarse al observar los bellos paisajes de la ciudad.

La Galería de Arte de Auckland, el zoológico, el acuario Mundo Subacuático de Kelly Tarlton, el inmenso parque Auckland Domain, el puente Harbour, el Auckland War Memorial Museum, la Sky Tower, el histórico Auckland Town Hall, el Eden Park, la calle K (o Karangahape) y la Queen Street son algunos de los sitios y construcciones que no se pueden dejar de visitar al llegar a esta conurbación neozelandesa.WellingtonPara hacer referencia a Wellington, la capital de Nueva Zelanda desde 1865, es necesario recordar hechos del pasado como, por ejemplo, la existencia de Arthur Wellesley, el primer duque de la población inglesa de Wellington, en cuyo honor se bautizó a esta ciudad que, en idioma maorí, recibe diversas denominaciones.

Aunque muchos la conocen como Wellington, esta urbe que, por su ubicación, es propensa a sufrir terremotos, también es mencionada como Te Whanganui-a-Tara (“el gran puerto de Tara”), Pōneke (transliteración de Port Nicholson, su antiguo nombre) y Te Upoko-o-te-Ika-a-Māui (“la cabeza del pez de Mäui”).

En esta ciudad de clima templado y húmedo donde el periodo invernal es largo y los veranos suelen ser breves y suaves es posible maravillarse con el paisaje (del cual se destaca su pintoresco puerto natural y sus verdosas colinas), conocer la cultura neozelandesa a través de numerosos museos e instituciones vinculadas al arte y hallar diversión gracias a las diversas propuestas nocturnas que ofrece en Courtenay Place esta región ubicada en el estrecho de Cook, en el extremo suroccidental de la Isla Norte.QueenstownQueenstown, una ciudad situada en la región de Otago, al suroeste de la Isla Sur, se desarrolló sobre un entrante de tierra del extenso lago Wakatipu. Si bien no se sabe, a ciencia cierta, el origen de su nombre, se cree que esta denominación surgió a raíz de que un buscador de oro local la definió como “digna de la Reina Victoria”.

Por su infraestructura y las alternativas que ofrece, esta región que cuenta con un aeropuerto que no sólo mantiene vuelos regulares a ciudades como Auckland, ChristChurch y Sydney, sino que también constituye la base de helicópteros más activa del país, es uno de los destinos turísticos más elegidos por los amantes de los deportes de aventura y las actividades invernales.

Salto en bungy, rafting, surf y esquí son algunas de las opciones más destacadas que tienen aquí los viajeros que quieran disfrutar de una ciudad de clima alpino, veranos calurosos e inviernos con bajo nivel de precipitaciones que, si bien está considerada como la “capital mundial de la aventura”, también seduce por su gastronomía y su oferta vitivinícola.

MONUMENTOS Y MUSEOS

La historia y la cultura neozelandesas están marcadas por las influencias europeas, maoríes y polinesias. Gracias al éxito del seleccionado nacional de rugby (los All Blacks), cuyos jugadores suelen realizar el haka (una danza tribal) antes de cada encuentro, el universo maorí se ha convertido en un imán para turistas de todo el planeta y sus manifestaciones culturales son un atractivo presente en varios museos. La capital de la nación alberga una gran cantidad de estos establecimientos culturales, como el Museo del Mar y Ciudad de Wellington, el Museo del Tranvía y el Museo del Críquet, entre muchos otros.Sky TowerUno de los principales símbolos de Nueva Zelanda es Sky Tower (cuya traducción al español sería Torre del Cielo), una torre de telecomunicaciones que se encuentra en el centro de Auckland, en la intersección de las calles Victoria y Federal. Cuenta con tres miradores panorámicos y dos restaurantes que ofrecen una hermosa vista de la ciudad. Los turistas más osados pueden animarse a saltar desde la torre amarrados con dos cables, en una práctica que se conoce como Sky Jump. No hay que olvidar que esta torre inaugurada en 1997 tiene una altura de 328 metros y no es recomendable para quienes sufran de vértigo. El salto, de todas maneras, se realiza desde “apenas” 192 metros de altura.

Como todo atractivo turístico de cualquier parte del mundo, Sky Tower tiene una tienda de regalos que ofrece una amplia variedad de productos.Museo de Nueva Zelanda – Te Papa TongarewaEl Museo de Nueva Zelanda (conocido en su país como New Zealand Museum o Te Papa Tongarewa) reúne una gran cantidad de objetos vinculados al arte, la cultura y la historia de la nación, en especial aquello referente a las culturas aborígenes. Pese a que fue fundado en 1992, su inauguración oficial tuvo lugar en 1998.

Desde entonces recibe a más de un millón de visitantes al año. Te Papa Tongarewa combina exhibiciones fijas con muestras temporales. Fósiles, fotografías antiguas, un herbario, vestidos del siglo XVII y una gran cantidad de material documental forman parte de sus archivos. La colección de historia, por ejemplo, cuenta con más de 25.000 objetos y unos 20.000 sellos postales. Otra colección, con más de 13.000 ítems, se especializa en las islas del Pacífico. La entrada al Museo de Nueva Zelanda es gratuita, excepto para acceder a ciertas exhibiciones temporales

Catedral de ChristChurch es una ciudad fundada en 1850 que se encuentra en la costa este de la Isla Sur. Se trata de la capital de la provincia de Canterbury y sede de una catedral visitada por medio millón de personas al año. La Catedral de ChristChurch comenzó a construirse en 1864 por impulso de la comunidad anglicana. Su edificio de estilo gótico, diseñado por el arquitecto inglés George Gilbert Scott, tiene 60 metros de largo y 30 metros de altura. En sus muros presenta trabajos artísticos vinculados a las culturas maorí, polinesia y pakeha. La misión espiritual de la Catedral de ChristChurch se complementa con los servicios para el turista, con un centro de visitantes (que incluye una tienda de regalos) y una cafetería. Quienes están interesados pueden solicitar la proyección del vídeo titulado “La Catedral Viviente”, que narra la historia del lugar en apenas diez minutos.

ACTIVIDADES Y ATRACTIVOS TURÍSTICOS

Hermosas playas, volcanes activos, montañas nevadas, glaciares, bosques nativos y fiordos forman parte del maravilloso entorno natural de Nueva Zelanda. Al sudoeste de la Isla Sur, en Southland, se encuentra Te Wāhipounamu, una región declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y formada por varios parques nacionales. Esta zona alberga una gran diversidad de flora y fauna que merece ser apreciada sin prisa a través de sus senderos.

El Parque Nacional de Tongariro (también Patrimonio de la Humanidad), en la región central de Isla Norte, es uno de los más antiguos del mundo y presenta diversos testimonios de la cultura maorí. Senderismo, montañismo, deportes de invierno (esquí y snowboard), caza, pesca, cabalgatas, rafting y ciclismo de montaña son sólo algunas de las actividades que pueden realizarse en este parque nacional, que cuenta con una buena cantidad de cabañas y refugios para comodidad del turista, además de carreteras que lo conectan a distintos pueblos.BosquesUno de los árboles distintivos de Nueva Zelanda es el kauri, una conífera endémica de la Isla Norte que se caracteriza por presentar una corteza lisa y hojas pequeñas de forma oval. En el bosque de Waipoua (en Northland) se encuentran Tane Mahuta, el árbol de kauri más grande del mundo (17,7 metros de altura hasta el nacimiento de su primera rama), y Te Matua Ngahere, el kauri más anciano (tiene una edad de unos 2.000 años).

Cabe destacar que, en algunos kauris antiguos (que permanecieron enterrados durante un largo periodo de tiempo), se tallaron escaleras internas que permiten “ingresar” al tronco de árbol.MontañasEl principal sistema montañoso de Nueva Zelanda es la cordillera conocida como Alpes Neozelandeses o Alpes Meriodionales, que se encuentra en la franja occidental de la Isla Sur. El Monte Cook o Aoraki, con sus 3.754 metros, es el pico más alto del país y el principal desafío para los escaladores.

Existen, de todas maneras, más de quince montañas en los Alpes Neozelandeses que superan los 3.000 metros de altura y que permiten la práctica de esquí, snowboard y otras actividades de montaña. En la Isla Norte, ningún pico alcanza dicha altura: la montaña más alta es el Monte Ruapehu (2.797 metros), un volcán activo.PlayasNueva Zelanda es un paraíso para los amantes del surf.

La Isla Norte recibe una mayor cantidad de turistas, mientras que la Isla Sur suele presentar un ambiente más tranquilo. Punakaiki, Twin Coast, Piha, The Catlins y Kaikoura son algunos de los pueblos costeros con las playas más reconocidas del país. En la región de Northland, se conoce como Playa de las Noventa Millas (Ninety Mile Beach) a una zona de varias playas unidas entre sí. La isla Waiheke, a la que se puede llegar en ferry desde Auckland, cuenta con 40 kilómetros de playas de arenas blancas y constituye otro punto de referencia para los viajeros que quieren disfrutar del verano en este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *