Visitar Debrecen: Segunda ciudad de Hungría

Hoy toca el turno para irnos a la zona más al este de Hungría. Nos encontramos en Debrecen, la segunda ciudad más importante del país magiar.

Ésta ciudad, que se encuentra a unos 220 km de la capital, Budapest, cuenta con algo más de 200000 habitantes, pero  con un encanto especial y multitud de lugares de interés que visitar. Nuestro consejo es no limitar mucho el tiempo a la hora de visitar la segunda ciudad de Hungría, ya que tiene mucha oferta cultural y turística, tanto en la propia ciudad como en sus alrededores.

A modo de consejo, y si organizamos el viaje por nuestra cuenta, es altamente conveniente alquilar un coche , ya que nos permitirá desplazarnos con mayor facilidad sin depender de transportes públicos.  Aunque si bien es cierto, tenemos la posibilidad de coger un tren en Budapest y hacer el trayecto hasta Debrecen. A modo informativo, Debrecen cuenta con aeropuerto, lo que nos puede interesar dependiendo desde que ciudad queramos llegar hasta Debrecen. Generalmente los vuelos que despegan y aterrizan aquí, provienen o van a otros países de Europa, no siendo el caso de España.

A nuestra llegada a la ciudad, nos paseamos por su calle principal Piac Utca, la que enlaza el casco urbano con la gran mayoría de puntos culturales y de interés de Debrecen. Su centro histórico, cuenta con una arquitectura muy típica de centro Europa, propiamente, podríamos decir que sus calles y edificios desprenden un aire típico al de las ciudades Austriacas. Y si pensamos o tenemos ésta sensación, estamos en lo correcto y nos estamos acercando a su historia. Una curiosidad: Debrecen, durante un corto período de tiempo se proclamó capital del país, cuando su población dio por derrotados a los Habsburgos, algo que no sucedió, ya que éstos derrotaron al ejército húngaro, y el país quedó en manos de los emperadores de Austria.

En su mismo centro, podemos ver una peculiar iglesia. Se trata de la iglesia protestante (Református Nagytemplom). Y digo peculiar, ya que no es del tipo de iglesias a las que estamos acostumbrados en España. Pues, se debe a que en el este del país, y principalmente en Debrecen. La mayoría de su población, sigue la religión de los Calvinistas, o lo que viene siendo lo mismo, la iglesia reformada de Hungría. El movimiento religioso calvinista, forma la segunda religión del país, después de la mayoría católica.

Justo en su calle principal, Piac Utca, una amplia y larga avenida, encontramos multitud de bares, restaurantes, cafeterías y heladerías, que nos hacen ver que estamos en la zona principal de la ciudad. Justamente, en esta ubicación principal de la ciudad, encontramos el ayuntamiento, con una arquitectura de tipo neoclásico y un hotel que resulto peculiar  y llamativo por su estilo Art-Nouveau.

En las inmediaciones del centro urbano, y principal foco de atracciones turísticas de la ciudad, podemos encontrar también el teatro Csokonai. Su estilo es de origen Romano, y fue restaurado en 1861, cuando pasó a llevar su actual nombre, Csokonai.

Muy cerca del teatro, pudimos ver el museo Deri, ubicado en un palacio de 1926, y que recoge diferentes exposiciones que bien mercen la pena de ver. En nuestro caso, lo encontramos cerrado, ya que se nos pasó la hora de apertura al público. Pues como decimos, Debrecen tiene mucho que ver, y quizás 2 días se nos quedó algo corto. Pero este museo, y el teatro Csokonai, queda en nuestra agenda como pendiente de visitar en nuestro próximo viaje a Debrecen.

Junto a su calle principal, rodeadas de bonitas plazas, a escasos metros encontramos la el museo de arte moderno. Pues encontramos la exposición permanente de ésta disciplina artística, la cuál visitamos, y nos resultó de lo más interesante. Cierto es, que se trata de un arte difícil de entender o buscar significado, pero resultó curioso encontrar este tipo de exposición cultural en la segunda ciudad del país y no en su capital Budapest.

Seguimos nuestra visita turística, y tras recorrer en su tren turístico buena parte de la ciudad contemplando su arquitectura, llegamos a la zona universitaria. Mención especial a su vida estudiantil, ya que  ésta ciudad, de importancia universitaria, cada año la habitan miles de estudiantes procedentes de varias regiones de Hungría, y buena parte de ellos de otros países. Todo ello da un aire cosmopolita, animado y juvenil a ésta bonita ciudad.

A pesar de su población (200000 habitantes) y ser la segunda ciudad, y disponer de un buen número de universitarios cada año, pasear por sus calles del centro desprende una sensación de tranquilidad y armonía cultural. Pues su calle principal, y los alrededores del centro histórico, cuentan con una arquitectura muy clásica en su perspectiva. Ya que hablamos de arquitectura, podemos decir que su centro conserva bien este aire centroeuropeo, y que la influencia del comunismo no es tan marcada. Si bien es cierto, que si nos desplazamos a los aledaños de su centro histórico, podemos ver algunas construcciones derivadas de la influencia comunista, cosa que desprende un contraste no poco notable. Por eso, no podemos dejar de olvidar que Hungría, a pesar de sus bellos paisajes, cuenta con una profunda historia que lo convierten en un país muy completo para la visita de los turistas.

Pero volviendo a lo nuestro, al viaje, y ya avanzado el día lo terminamos cerca de la avenida principal y junto a una plaza bastante concurrida por estudiantes. Pues ya hemos comentado antes, que se trata de una ciudad muy habitada por universitarios autóctonos y foráneos que hacen su año Erasmus en esta bella ciudad del este del país.

Acabamos el día volviendo a Piac Utca (su calle principal) y después de sacar las fotos de rigor y descansar brevemente en Kossuth Tér (Plaza Kossuth), plaza que lleva el nombre del que fuera un relevante político y oponente del imperio de Austría y partidario de la independencia de Hungría. Para dos pinceladas de historia, diremos que tuvo que exiliarse, y tras serle denegada su residencia en el Reino Unido, se instaló en Los Estados Unidos. Además, posteriormente a su muerte, y en la actualidad un condado del estado de Iowa en los estados Unidos lleva su nombre.

Finalmente, terminamos nuestra primera jornada degustando un vino tinto de la región en un bar de prestigio en Hungría. Se trata de una vinoteca, cuyo nombre es Divino, para los que estéis interesados. Podréis encontrar un establecimiento de éstos en varias ciudades del país.

Y llegó nuestro segundo día, de ésta corta experiencia en Debrecen, y nos dispusimos a visitar las afueras de la ciudad. Tocaba el turno de ver el nuevo estadio de Fútbol de la ciudad, su zoológico y las zonas ajardinadas de sus aledaños.

Pues, no pudimos entrar al recinto deportivo, ya que al ser día de partido, no se permitían visitas a su interior en las horas previas. Pero hicimos un recorrido  su alrededor y comprobamos que se trata de un estadio muy moderno, de diseño innovador y con unas características técnicas que no tienen nada que envidiar a estadios de otros países con más cultura futbolística.

Debrecen cuenta con un zoo bastante completo, y su cercanía al campo de Fútbol en las afueras de la ciudad nos tentó a hacer una visita, y a hicimos. Pues ese ratito rodeado de animales resultó muy agradable. No es de los zoológicos más extensos y glamurosos de Europa, pero su entorno, tan natural y relajante lo hacen un sitio perfecto para pasar un rato del día. Como curiosidad, podemos llegar a este precioso lugar, con el mismo tren-bus turístico que nos pasea por la ciudad y que de este modo acercan y tientan al viajero a hacer esta parada.

Volvimos al centro, y tuvimos el placer de poder ver en directo la celebración de una misa en la iglesia reformada de la ciudad. Su interior llama la atención por su sencillez, simplicidad, carencia de objetos de gran valor. Además, la ausencia de imágenes de santos y pinturas en sus techos y paredes, sin duda, a los que estamos acostumbrados a las iglesias de España, llama la atención.

Obviamente, todas las características descritas la hacen interesante a ojos de un foráneo.

Poco después de terminar la misa, y de dar el último paseo por la ciudad con su tren turístico, pusimos punto y final a ésta escapada, a uno de los puntos más al este de Hungría.

Tal y como dijimos en nuestra entrada sobre el lago Balaton, Hungría es más que Budapest. Pues Hungría ofrece una variedad cultural, paisajística y de lugares muy interesante. Además, la corta extensión del país, invita a planificar un viaje con un poco más de días de duración, y ampliar el recorrido más allá de su capital. Sin duda, la combinación de Budapest, y otras zonas del país hará que tengamos un viaje completo y satisfactorio, que nos envolverá en cultura, historia y bellos parajes naturales  durante nuestra estancia.

Así mismo, recordamos que Debrecen, no sólo tiene lugares culturales para visitar, y a escasos 20 km, tenemos Hajdúszoboszló. Y en esta ciudad vecina encontramos uno de los parques de agua termal más grandes de CentroEuropa. Además, el recinto nos permite combinar bienestar y diversión, ya que en su interior hay un parque acuático.

Por lo anterior, os decimos, que no desconectéis vuestra atención de Hungría, ya que volveremos con otro post de este apasionante país y en otra ciudad pero esta vez ubicada en la otra punta del estado.

Si os habéis quedado con ganas de descubrir un país rico en cultura, con historia, y con regiones fascinantes no demasiado conocidas, y no queréis que os lo contemos y preferís vivirlo en persona , podéis organizar vuestro viaje a Hungría aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *